Qué es la esterilización de gatos

Castrar un gato  consiste en extirpar sus glándulas sexuales, de modo que ya no pueda reproducirse y a la vez se suprime el celo.

  • En el caso de los machos la operación es sencilla; se realiza una pequeño corte en la bolsa escrotal y se extraen ambos testículos. Tras la intervención, puede darse algún punto, pero en la mayoría de los casos ni siquiera son necesarios.
  • En cuanto a las hembras, el proceso es algo más complicado e invasivo ya que debe raparse el abdomen (o la zona de los riñones en caso de que la intervención se haga desde atrás). Se abre y se extraen los ovarios (ovariectomía) o bien ovarios y útero (ovariohisterectomía).

En ambos casos la castración del gato es una operación relativamente sencilla que realiza el veterinario, siempre bajo anestesia general.

Otras opciones, esterilizar gatos sin castrar y esterilización de gatos química

Esterilizar sin llegar a castrar a un gato es un proceso distinto, en que solamente se haría una vasectomía a los machos o una ligadura de trompas a las hembras, como se hace en el caso de los humanos. Esta intervención dejaría intactas las glándulas sexuales dentro del gato, por lo tanto, aunque no pueda tener hijos, las molestias derivadas del celo persistirán. La verdad, llevar a cabo una operación de este tipo no tendría mucho sentido en la mayoría de los casos, así que en general recomendamos la castración en gatos.

Otra opción que existe es “Castración química”, mediante tratamientos con proligestona u otros medicamentos. No es una verdadera castración, sino que se trata de aplicar al animal fármacos que bloquean las hormonas sexuales, bien de modo oral o mediante inyecciones, con lo cual deja de ser fértil. Por regla general, desaconsejamos esta opción, ya que el tratamiento es temporal (es decir, caduca pasados unos meses) y hay que repetirlo. Además, se han descrito efectos secundarios adversos, como aumento de la incidencia de tumores mamarios en las hembras. En resumen, no es un método definitivo, tiene contraindicaciones para la salud del gato, y a la larga es más caro porque debe repetirse, así que por regla general, nuestra opción preferida es la primera, la esterilización o castración mediante intervención quirúrgica.

¿Por qué castrar? Ventajas de la esterilizacion de gatos

Existen múltiples beneficios para hacerlo, tanto para ti, como para él, y para la sociedad en general:

1. Castrando a tu gato se acaba con las camadas no deseadas:
Los gatos se reproducen muchísimo, ya que las hembras tienen normalmente 3 celos al año, y cada vez tendrán 5 o 6 gatitos. Eso serían por lo menos 15 nuevos gatitos al año, ó 150 gatitos en 10 años, más los hijos de esos gatitos… En fin, el resultado es una superpoblación felina de gatitos callejeros que viven en condiciones muy duras en las ciudades, entre coches, rebuscando desperdicios para comer, flacos y enfermos. Por muy buena voluntad que tengan los Albergues y Sociedades Protectoras de animales, es simplemente imposible buscar un hogar para tantos gatos. Si en verdad amas a los gatos, y no quieres verlos deambular enfermos por las calles, evitemos camadas no deseadas.

2. Al esterilizar a tu gato se eliminan los problemas del celo 

  • En el caso de los machos, ya no tendrán la imperiosa necesidad de escaparse de casa abuscar hembras ni se meterán en peleas con otros machos por motivos hormonales. También se evita el molesto marcaje en spray.
  • En el caso de las hembras, desaparece su típico comportamiento del celo, que es también muy molesto!! (maúllan desesperadamente día y noche para atraer machos, se quieren escapar de casa, etc).

Al no sufrir todos estos cambios hormonales, los gatos que  viven en casa están más tranquilos, relajados y felices, y no sienten estrés por no poder reproducirse. En el caso de algunos machos con problemas de agresividad relacionados con su testosterona o con su hipersexualidad, la castración reduce o elimina por completo ese comportamiento agresivo. (Obviamente, si la agresividad tiene otro origen, no se verá modificada por la operación).

En general los gatos se vuelven más tranquilos y cariñosos, lo cual no sigifica que camabien de personalidad de repente o que desaparezca su instinto de caza ni sus ganas de jugar.

3. Se evitan problemas y enfermedades:
Tales como tumores en el útero o tumores de mama, que son más comunes entre gatas no castradas. Los gatos castrados normalmente tienen una vida más tranquila y larga que los enteros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 9 2 ?